.

Ode Otin (Oxossi)


                                                                                          

Ode el dios de los cazadores es hermano de Ógùn. Su importancia se debe a varios factores.

El primero es de orden material pues al igual que Ògún, el protege a los cazadores y hace que el resultado sea positivo y abundante.

El segundo orden: es medico, pues el hecho que pasan gran tiempo en la floresta los hace conocedores de variadas especies de vegetación y por ende, estar en contacto con Ossanha, divinidad de los follajes terapéuticos y litúrgicos, aprendiendo de él algunos conocimientos.

El tercero es de orden social, ya que  en sus expediciones descubre lugares que son favorables para la vigilancia o para el arraigo de nuevos villorrios. Convirtiéndolo así en primer ocupante de un lugar o señor de la tierra (Onílè), con autoridad sobre el lugar donde los futuros habitantes se arraigaran.

El cuarto orden es de índole administrativo y policial, pues antiguamente los cazadores (Odé) eran los únicos en poseer armas en los villorrios, sirviendo también de guardias-nocturnos (Òsó) Oxo.

Hay una leyenda que muestra de donde viene el nombre de Osóòsì, derivado de Òsówusì cuyo significado es “el guardián nocturno y popular”.

La leyenda es esta:

Olófin Odùduà, rey de Ifé, celebraba la fiesta de los nuevos inhames  (iñame), un ritual indispensable en el inicio de la cosecha antes que alguien comiese de ese inhame

Llegado el día, una multitud se reunió en el patio interno del palacio real.

El rey estaba sentado en su trono, vestido con ropas bellísimas y rodeado de sus esposas, sus ministros, sus sirvientes que lo abanicaban y espantaban los insectos.

Los tambores, al son de loas en su honor inundaban el gran patio mientras sus invitados charlaban y comían el inhame, bebiendo vino de palma.

Súbitamente, un pájaro gigantesco voló sobre los comensales, posándose en el techo central del palacio. Ese pájaro malvado era enviado por una hechicera, llamadas Iyámi Osòròngà o también Eléye (propietarias de los pájaros) pues ellas los utilizaban para hacer malvados trabajos de hechicería.

La confusión y el espanto se apoderaron de los presentes. Decidieron entonces traer sucesivamente un Oxotogun (cazador de 20 flechas) de la tierra de Idó, un Oxotogi  (cazador de 40 flechas) de la tierra de Moré, un Oxotadota (cazador de 50 flechas) de la tierra de Ilaré y finalmente al cazador de una sola flecha de tierra de Irema.

Los tres primeros, seguros y fanfarrones fracasaron en su intento.

Fue entonces el turno del Oxotokanxoxo, hijo único, su madre fue inmediatamente a consultar a un Babalawo que le dijo: Su hijo esta a un paso de la muerte o la riqueza, haga una ofrenda y la desgracia se volverá alegría. La madre salio corriendo a colocar la ofrenda en un sendero, una gallina, que había sacrificado abriéndole el pecho, como deben ser hechas las ofrendas de hechicerías y  diciendo tres veces:“el pecho del pájaro reciba esta ofrenda”, fue en el momento preciso en que su hijo levantaba su única flecha.

El pájaro deshizo su encantamiento (escudo) para recibir esa ofrenda en su pecho, pero fue la flecha la que entro. El ave cayó muerto pesadamente.

Los presentes comenzaron a bailar y cantar loas a su salvador que decían así:

 

Oxo (Osó) es popular

Oxo es popular

Oxowossi (Òsówusì)

Oxowossi

Oxowossi

Con el tiempo Oxowossi se transformo en Òsóòsì(Oxossi)

 

 








Matpec - Hosting Argentina, Registro de Dominios, Diseño Web

Alta Gratis en Buscadores



Aláàfia Se a Ni




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=