.

Culto a Ori

El concepto Yoruba de la existencia tiene como parte funfundamental el proceso por el cual cada ser humano pasa antes de dejar el Òrun para luego transitar en el mundo material, entre ellos los más importantes son:

 

 

Àyánmo (Que representa el proceso de elección), Ìpin (El destino elegido), Kádàra  (El vaticinio o la orientación en el camino), Ìpònri (la fuente de ligación con la esencia), y Ori (la esencia individualizada de la existencia), ellos marcan en conjunto los sucesos por los cuales cada uno de nosotros pasaremos en el Aiyé;  todos son elegidos por uno mismo ante la presencia de Baba Ajàlá Mòpín. Este conjunto es llamado Akùnléyàn.


Para nosotros los tradicionalistas no existe la idea que un hombre sea malo o perverso, lo que se entiende es que aquel que no queda alineado con sus decisiones tomadas en el Òrun, pasa por desequilibrios psíquicos, mentales, espirituales, etc. que lo afectan en todo su proceso vital.

 

 

 

 

Ori es uno de los Orisà mas importantes, y el único que tiene ligación directa con la individualidad del ser; su culto nos lleva  a la devoción hacia el propio Creador, ya que todo lo que existe en el Aiyé fue traído  desde el Òrun donde ya existían (animales, plantas, minerales etc.) Pero el ser humano fue creado para cohabitar con todos ellos en el Aiyé a través de la propia esencia de Olodunmarè (Èmí).

 

 

 

 

 

Baba Orunmilà es quién esta junto a Ajalá mòpín en el  momento en que cada ser humano elije su destino, es por ese  motivo que el posee el titulo de Èlérìí Ìpín (testigo del destino); a través de él nosotros podemos saber cuales son las necesidades que tenemos para alinearnos con nuestro Òri. Dentro de la cultura yoruba Ifá es muy importante, ya que es através del Dàfá (registro oracular) que se revela que tipos de ofrendas, ceremonias o rituales deben ser hechas para establecer un punto de alineamiento con nuestro destino personal, en el Dàfá tanto Orunmilà como los demás Irùnmòlé colaboran de forma directa con Ori en la búsqueda de que el hombre este en total equilibrio con él.

 

 

 

 

 

Es muy importante saber que el destino elegido no puede ser cambiado en su totalidad; existen factores de los que el ser humano no podrá deshacerse ni tampoco un Orisá lo podrá transformar y es lo que fue incluido  en el destino por Ajàlá mòpín. La búsqueda del verdadero camino, aquel que fue elegido, es muy importante ya que quien que viva en contra de su propia esencia encontrará en su vida conflictos y choques constantes con su propio yo interior. El primer paso es escuchar y tratar de mantenerse atento en las orientaciones que da Òri a través de Ifá, el segundo paso es entender los motivos y hacerse cargo de las responsabilidades, actitudes y acciones que deben ser cambiadas para que exista realmente una transformación en la vida del individuo, y tercero comprender la importancia de los Ebó que fueron prescritos para solucionar  en la parte espiritual lo que está fuera del alcance humano y solamente las deidades pueden restaurar. Existen puntos de nuestro destino que si pueden ser alterados en la búsqueda del equilibrio y del encuentro con nuestra verdadera esencia, este proceso es conocido como Akùnlégbá, y lo que nos da la posibilidad de tener en nuestro poder el libre albedrío, aunque  tiene los limites de lo que fue elegido junto a Akùnléyàn.

 

Conocer a Òri es reconocer nuestra propia existencia; nuestra devoción a Olodunmarè es hecha através de Òri dentro del gran contexto que él representa en nuestras vidas, cuanto más entendamos  a Òri, mas entenderemos los motivos y las razones de por que estamos aquí y principalmente encontraremos en nuestras vidas la verdadera vocación aquella que  hemos elegido para nuestro destino.







Matpec - Hosting Argentina, Registro de Dominios, Diseño Web

Alta Gratis en Buscadores



Aláàfia Se a Ni




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=